cloud celeste

Celeste, la nube eco-responsable hecha en Francia

Los centros de datos y la ecología no van de la mano. Los centros de datos de última generación consumen una cantidad importante de energía y sólo la refrigeración de estas instalaciones libera a la atmósfera una cantidad importante de CO2. A pesar de esta situación, ¿quién dice que a los gigantes tecnológicos no les importa su huella de carbono? En Francia, Céleste, el proveedor de servicios de Internet, se presenta como modelo con su centro de datos ecológico.

Marilyn, un centro de datos eco-responsable

Situado en el corazón de la ciudad de Descartes, Marilyn, el centro de datos eco-responsable, parece un edificio atípico. El edificio está formado por dos grandes torres recubiertas por un revestimiento cuya naturaleza no se puede apreciar al examinarlo desde el exterior. Aún así, la arquitectura de este centro de datos fue diseñada para limitar los costos de energía. Como se mencionó anteriormente, la refrigeración de servidores consume mucha energía. Aquí, el sistema de ventilación enfría los racks instalados dentro del centro de datos. El calor recuperado se utiliza luego para calentar el resto de edificios que componen el complejo.

Para implementar este modelo eco-responsable, Céleste optó por los servidores Dell EMC PowerEdge. Todo ello permite al operador ofrecer su nueva oferta denominada “Le Cloud by Céleste”. Los datos de las empresas clientes quedan así en territorio nacional. Lo que constituye una ventaja adicional para Céleste y Marilyn. El centro de datos responde tanto a cuestiones medioambientales como a la cuestión de soberanía. En este sentido, es testigo del saber hacer francés.

A pesar de estas dos ventajas principales, Marylin está lejos de ser un peso ligero en comparación con otros centros de datos instalados en Europa. El centro de datos recibió los últimos procesadores AMD, dotándolo de la potencia informática necesaria para realizar las tareas más tediosas. Hasta la fecha, una fila de 6 servidores instalados en el complejo Marylin equivale a una treintena de servidores con arquitecturas antiguas.

A lire également  Seminario de empresa: 10 consejos para organizarlo

Un proyecto que involucra a muchas partes interesadas

La concepción de Marylin tomó muchos años para Celeste y todos sus socios. Además, Dell Technologies participó activamente en este proyecto y no se limitó a proporcionar sus servidores o soluciones de TI. Entre otras cosas, Dell ya se ha comprometido a implementar infraestructuras eco-responsables para 2050. Esta colaboración ayuda al gigante tecnológico a acercarse a su objetivo. Por ahora, los ingenieros de Dell han podido observar más de cerca el sistema de refrigeración patentado de Céleste, su red completamente “fibrada” y sus acumuladores sin plomo.

Por ahora, la hazaña representada por “Marilin” está despertando el interés de diferentes actores del campo TI. El aspecto ecológico no es sólo un punto de venta, un modelo eco-responsable representa un ahorro energético que se traduce en una reducción significativa de la factura energética. Un centro de datos típico utiliza el doble de energía que Marylin. Céleste ahorra cerca de 6 Gwh al año. Lo que representa cientos de miles de euros.