La CSA lance un programme de spécifications et de certification de sécurité des appareils IoT pour les appareils domestiques intelligents

CSA lanza un programa de certificación y especificación de seguridad de dispositivos IoT para dispositivos domésticos inteligentes.

En un mundo donde dispositivos conectados nos rodean, desde timbres con vídeo hasta lámparas inteligentes, garantizar su seguridad se ha convertido en una preocupación importante. Las historias de cámaras de seguridad pirateadas o ataques a refrigeradores conectados no son infrecuentes y, hasta hace poco, no era fácil evaluar la solidez de un producto contra tales amenazas. La Connectivity Standards Alliance (CSA), creadora del estándar para el hogar inteligente asunto, propone una solución a través de un nuevo programa de certificación.

Anunciado a bombo y platillo, este programa aspira a ser un referente en cuanto a ciberseguridad para dispositivos IoT (Internet de las Cosas). Consiste en una certificación única, reconocida a nivel mundial, destinada a tranquilizar a los consumidores sobre la seguridad de los productos que adquieren. Las empresas que cumplan con las estrictas especificaciones establecidas por la CSA y completen con éxito el proceso de certificación podrán colocar la etiqueta en sus productos. Seguridad del producto verificada (PSV). Esta insignia es una garantía de seguridad, ya que certifica que el dispositivo está protegido contra intentos de piratería informática y diversas intrusiones que puedan comprometer la privacidad de los usuarios.

El programa cuenta con el apoyo de líderes de la industria, incluidos Google, Amazon, Comcast y los principales fabricantes de chips como Arm, Infineon y NXP. Dicho apoyo resalta el interés de la industria en brindar a los consumidores métricas confiables y fácilmente identificables para evaluar la seguridad de los dispositivos IoT.

Esta necesidad de una certificación confiable es aún más apremiante cuando las investigaciones revelan que La seguridad es un criterio de compra primordial para los consumidores, aunque la mayoría no puede hacer nada a la hora de juzgar la solidez de la seguridad de un producto. La etiqueta PSV promete cambiar las reglas del juego, permitiendo a los compradores identificar rápidamente productos que cumplen altos estándares de ciberseguridad.

A lire également  Fútbol y nuevas tecnologías: todos los medios son buenos para seguir en lo más alto del cartel

El programa de etiquetado CSA PSV se basa en un marco de especificaciones rigurosas, que incluyen contraseñas no codificadas, almacenamiento seguro de datos confidenciales y mecanismos seguros de actualización de software. Los productos que lleven la etiqueta PSV habrán superado una serie de pruebas y validaciones que acreditan su conformidad con las mejores prácticas de seguridad vigentes.

Además, en aras de la transparencia y la rendición de cuentas, la CSA planea integrar un API permitiendo que las plataformas domésticas inteligentes alerten a los usuarios sobre el estado de seguridad de los dispositivos antes de que se conecten a la red doméstica. Esta iniciativa podría revolucionar la forma en que los consumidores gestionan la seguridad de sus hogares conectados.

Este programa de certificación voluntario es bienvenido como un gran paso adelante en la mejora de la seguridad de los dispositivos IoT. Responde a un doble desafío: simplificar el cumplimiento de las regulaciones internacionales para los fabricantes y aclarar el panorama de seguridad de los productos de IoT para los consumidores. A pesar de su carácter voluntario, que podría obstaculizar su adopción inmediata, la iniciativa CSA se considera un importante paso adelante para todo el ecosistema de IoT. Expertos en el campo, como Hollie Hennessy de Omdia, creen que esta combinación de certificaciones y estándares, complementados con regulaciones y legislación, es esencial para abordar eficazmente las crecientes preocupaciones de los usuarios sobre la seguridad y la privacidad de los dispositivos conectados a su vida diaria.