risque de change

¿Es necesariamente necesario gestionar el riesgo cambiario?

Abrirse al mercado internacional es el sueño de muchos líderes empresariales. Sin embargo, aventurarse en territorio desconocido siempre expone a los emprendedores a innumerables peligros. Por ejemplo, las fluctuaciones del tipo de cambio pueden afectar seriamente los márgenes de las empresas. Estos peligros vinculados al mercado monetario mundial se conocen comúnmente como riesgo cambiario. ¿Pero es absolutamente necesario que nos protejamos contra ello? Ésta es la pregunta que deberían plantearse muchos operadores económicos, en particular los que trabajan en el sector de importación-exportación.

Riesgo de tipo de cambio: ¿qué es?

El riesgo de tipo de cambio se relaciona con todas las transacciones que requieren que una empresa convierta una determinada cantidad en una moneda extranjera. Dado que los precios de las divisas fluctúan constantemente, la empresa no pagará la misma cantidad hoy ni dentro de dos semanas para realizar ninguna compra.

Tomemos el ejemplo de un directivo de empresa que decide importar equipo industrial de Gran Bretaña por valor de 10.000 libras esterlinas. Si hoy se cambia 1£ por 1,17€. La empresa tendrá que recaudar 11.700 euros para adquirir este equipo. Supongamos que el pago sólo se realiza en 3 meses y que la libra esterlina aumenta de valor hasta el punto de que una unidad monetaria vale 1,23 €. Esperando tres meses, el equipo costará finalmente 12.300 euros, un aumento de 600 euros. Por el contrario, si la libra esterlina pierde valor, el comprador ahorrará dinero.

Estas variaciones pueden tener un impacto importante en los resultados de una empresa, especialmente si compra o vende regularmente productos cuyo valor también cambia constantemente. Queremos abordar principalmente el caso de las materias primas, cuyos precios actualmente están experimentando un aumento repentino. Aquí el riesgo es doble. Por un lado, debemos anticiparnos a la evolución del precio de las materias primas y, por otro, intentaremos controlar el precio de las divisas. Por lo tanto, gestionar el riesgo del tipo de cambio será crucial para los exportadores.

¿Por qué gestionar el riesgo cambiario?

Mal gestionado, el riesgo de tipo de cambio no sólo incrementa el precio de los productos adquiridos en el mercado internacional. También afectará los márgenes obtenidos de sus ventas. Lo que en definitiva te alejará de tus objetivos. Las pérdidas sufridas debido a las fluctuaciones de los precios de las divisas distorsionarán las previsiones. Si no se hace nada, el gerente tendrá que gestionar la empresa a la vista. Este enfoque expondrá al establecimiento a problemas recurrentes de flujo de caja.

A lire également  Disminución del poder adquisitivo: ¿y si la consolidación crediticia fuera la solución?

El riesgo cambiario también puede verse como una oportunidad que hay que aprovechar. Al elegir el momento adecuado para constituir una reserva de divisas, el operador podrá obtener beneficios de sus operaciones de cambio de divisas. Sin embargo, es difícil emprender este camino sin exponerse a mayores riesgos.

Riesgo cambiario: ¿Cómo gestionarlo?

Gestionar el riesgo cambiario implica simplemente tomar conciencia del impacto de la volatilidad de los precios de las divisas en su volumen de negocios y tratar de anticiparlo. Se pueden considerar muchas estrategias para limitar al máximo la pérdida de márgenes que sufre la marca. Para ello, la empresa puede simplemente crear una reserva de divisas en una cuenta bancaria específica. Esta es la solución más popular y también la más natural. Por eso hablamos de cobertura natural.

Las empresas también pueden confiar en instrumentos financieros específicos ofrecidos por los bancos. Citaremos principalmente contratos de duración determinada o contratos a término. Estos últimos permiten cubrir los riesgos congelando el tipo de cambio. Sin embargo, no todas estas fórmulas son accesibles para las empresas. Además, las condiciones que ofrecen los establecimientos bancarios varían ligeramente en función de sus clientes.

Algunos consejos para gestionar el riesgo cambiario

Cualquier herramienta de gestión del riesgo cambiario se basa en un seguimiento continuo de las operaciones ejecutadas en el exterior. En la era digital, los líderes empresariales tienen gran interés en equiparse con herramientas de inteligencia empresarial. Este último analizará tanto los flujos de la compañía como la evolución de los precios de las divisas. Este análisis cuidadoso y continuo les permitirá identificar las señales. Así, indicarán el momento adecuado para comprar o vender divisas, de forma automática.

De todos modos, la estrategia que adopte la empresa dependerá principalmente de su nivel de aversión al riesgo. Una marca podría optar por cubrir totalmente sus márgenes u optar por una cobertura parcial con la esperanza de obtener algún tipo de beneficio. Para realizar ajustes en juego, los gestores deben realizar múltiples diagnósticos a lo largo del año. Luego intentaremos estimar las pérdidas sufridas por la caída de los precios.

Para aquellos que tienen dificultades para implementar una herramienta de gestión de riesgos de materias primas, muchos asesores especializados no dudan en compartir sus conocimientos. Gracias a su experiencia, los líderes empresariales podrán protegerse contra las pérdidas sufridas debido a las fluctuaciones de precios en el mercado global.