La perte de la voiture électrique d'Apple pourrait être un gain pour la robotique domestique

El abandono por parte de Apple del proyecto del coche eléctrico podría beneficiar a la robótica doméstica.

Puede que el sueño de Apple de conquistar el mundo de los vehículos eléctricos haya terminado, pero la empresa no se desanima. La tecnología emblemática de la empresa, Vision Pro, demuestra que la empresa siempre está dispuesta a traspasar los límites, incluso cuando el éxito parece poco probable. Ahora Apple hace otra apuesta arriesgada: los robots domésticos.

Sin embargo, los robots domésticos son un mercado difícil de conquistar. La única historia de éxito real hasta la fecha sigue siendo el robot aspirador, presentado por primera vez hace 22 años. Desde entonces, a pesar de los esfuerzos de las empresas por repetir este éxito, la realidad es que los robots aspiradores siguen siendo hasta ahora la punta de lanza de la lucha de las empresas por el dominio de los robots domésticos.

Sin embargo, Apple parece ver potencial en el sector. La empresa pretende conquistar ámbitos conocidos por su dificultad, como el de los robots domésticos. Entonces, ¿qué hace que el campo de los robots domésticos sea tan difícil de conquistar?

Los robots aspiradores han encontrado su público porque realizan una tarea específica de forma repetitiva y eficiente. En cambio, para los robots domésticos la situación es más complicada. Los consumidores esperan más funciones, lo que significa que el hardware debe ser más avanzado, como brazos articulados. Sin embargo, este tipo de hardware es difícil de implementar, incluso para los profesionales de la robótica industrial.

El principal obstáculo para la domesticidad sigue siendo la navegación. A diferencia de los almacenes y las fábricas, los hogares son entornos cambiantes, variables y, por tanto, más difíciles de entender. Este es un desafío que hace que la entrada al mercado de robots domésticos sea desalentadora.

A lire également  IA: descubre cómo la inteligencia artificial está revolucionando la traducción

A pesar de estos desafíos, algunas empresas, incluida Matic, una startup financiada por el Área de la Bahía, creen que pueden marcar la diferencia. Creen que aumentar el tamaño de un robot mejora su visión y por tanto su capacidad para realizar diferentes tareas. Además, ven a su robot como una plataforma de desarrollo capaz de realizar cada vez más tareas domésticas.

El último obstáculo para Apple podría ser el coste. Un robot como Stretch de Hello Robot, que es probablemente el robot doméstico más avanzado del mercado, cuesta casi 25.000 dólares. El costo prohibitivo de un robot de este tipo podría ser un problema para una empresa como Apple que busca captar el mercado de consumo más amplio.

A pesar de todo esto, Apple parece decidida a seguir innovando y superando los límites de lo posible. Quién sabe, tal vez pronto veamos un nuevo producto de Apple en nuestros hogares: un robot doméstico.