La Ring Car Cam semble avoir été abandonnée

La Ring Car Camera parece haber sido descontinuada.

En un acontecimiento sorprendente para el mundo de la tecnología automotriz, el gigante de la seguridad en el hogar Ring ha suspendido las ventas de su producto innovador, el Cámara de coche de anillo. Este dispositivo, una combinación de cámara para salpicadero y cámara de seguridad para vehículos, hizo su gran debut en CES 2023. Sin embargo, a pesar de las esperanzas y el entusiasmo inicial, la compañía confirmó complicaciones que llevaron al cese de las ventas y a la cancelación de pedidos desde enero.

Según la portavoz de Ring, Andrea McDonald, la empresa se ha topado con «retrasos constantes» en el cámara del coche, empujándolos a tomar la difícil decisión de dejar de venderlo. Sin embargo, los clientes que ya habían comprado el producto no se quedarán en la estacada, ya que la compañía ha prometido continuar ofreciendo actualizaciones de software y soporte técnico. McDonald también destacó el continuo entusiasmo de Ring por innovar en el espacio automotriz, dejando una puerta abierta para futuras iniciativas.

El silencio sobre los motivos específicos de los retrasos y sobre si la venta se reanudará en el futuro plantea dudas. Sobre todo porque estos problemas parecen confirmar las críticas iniciales sobre el producto. Allá Cámara de coche de anillo fue recibido con sentimientos encontrados, dividido entre su identidad como cámara para tablero y sistema de seguridad, luchando por sobresalir en ambas áreas. Los usuarios señalaron específicamente la mala calidad del vídeo de una cámara para salpicadero y las costosas tarifas mensuales del sistema de seguridad del vehículo. Además, a pesar de las prometedoras sinergias con Ring y Alexa, el producto adolecía de integraciones limitadas y falta de funciones de voz.

A lire également  Google apuesta por un nuevo chip para mejorar los vídeos de YouTube

Este cambio se hace eco de las experiencias de algunos clientes, como lo demuestra un correo electrónico de Amazon cancelando el pedido de un cliente, citando precisamente estos «retrasos persistentes en la disponibilidad». Este producto, que inicialmente había cautivado a algunos clientes, ahora parece más vaporware, después de un lanzamiento que, sin embargo, comenzó con una nota prometedora.

La decisión de Ring de pausar la venta del cámara del coche destaca los desafíos inherentes a la entrada en mercados nuevos y competitivos, incluso para empresas bien establecidas. Con esta pausa reflexiva, Ring señala su intención de no comprometer la calidad o la experiencia del usuario por la velocidad. Queda por ver cómo reajustará la compañía su estrategia para el sector de la automoción en el futuro.